lunes, 13 de febrero de 2017

AGRESIVIDAD

La agresividad es un comportamiento violento que produce una falta de control de impulsos. En ocasiones esta conducta agresiva es producto del aprendizaje, y en otras ocasiones existen dificultades por parte del individuo para canalizar las situaciones que le producen enfado o frustración.

Es un problema que requiere un tratamiento sobre la evaluación de las situaciones que desencadenan el enfado, y sobre la canalización de este estado hacia conductas más adaptadas, ya que pueden suponer un problema muy importante en distintas esferas de la vida.

Muchas personas creen que el hecho de ser agresivos es una forma de ser, que no puede ser cambiada, y que debe ser asumida como un defecto sin más por las personas que les rodean, sin embargo, estas personas sí son capaces de ejercer un control sobre su conducta en situaciones en que valoran como perjudicial exhibir su agresividad (por ejemplo en el ámbito laboral ante un superior).

En este ENLACE puedes ver información sobre: